Actualidad

Administración de fincas. Mantenimiento edificios.

29/11/2018

Administración de fincas. Mantenimiento edificios.

El Colegio de Aparejadores de Barcelona (CAATEEB) ha hecho un llamamiento a hacer el mantenimiento de los edificios para garantizar la seguridad y puedan hacer frente a los fenómenos meteorológicos intensos. La alerta se produce a causa de las tormentas que tuvieron lugar, que provocaron diferentes incidentes, como la caída de la cobertura metálica de un edificio en Granollers. El CAATEEB recuerda que es necesario revisar las fijaciones de fachadas y cubiertas, no acumular objetos ligeros en las terrazas y balcones e inspeccionar periódicamente los desagües y las tuberías de las viviendas.

Según el presidente del Colegio, Jordi Gosalves, “es indispensable hacer una buena conservación de los edificios para evitar situaciones de riesgo que pongan en peligro la vida de las personas y, que desgraciadamente, se dan con excesiva frecuencia”. En este sentido el CAATEEB recuerda que cada seis horas se recoge en los medios de toda España algún incidente relacionado con el desprendimiento de una cornisa o de una fachada o el derribo de un edificio.

Gosalves cree “que ya existen instrumentos destinados a garantizar que las edificaciones cumplan con unos mínimos por lo que hace a su rendimiento, ahora lo que es necesario es aplicar-los con serosidad”. En este sentido, todas las viviendas y edificios residenciales construidos en Catalunya después del año 1993 y los que tienen más de 45 años de antigüedad, tienen que disponer de un Libro del Edificio, que establece y registra todas las operaciones de mantenimiento que se deben realizar, además de obligar a los propietarios a encargar a un técnico la gestión de las operaciones de mantenimiento y las inspecciones reglamentarias.

El CAATEEB incide en que, según las previsiones de los expertos medioambientales, fenómenos como tormentas de alta intensidad, pequeños tornados, inundaciones o desprendimientos de taludes pueden ser cada vez más frecuentes, como consecuencia del cambio climático.

Fuente: Cafbl